Los cinco lenguajes del amor

Hay personas que tocan mucho, otras que, jamás, te dirán te quiero. Pero eso tiene una razón: no todo el mundo percibe las mismas cosas de la misma manera. Existen multitud de factores (educación, entorno familiar, sensualidad…) que influyen en la forma de comunicarse de las personas. Lo importante es aprender a distinguir (y respetar) la forma que tu pareja tiene de expresar sus sentimientos.

Según el coach Fady Bujana en su libro El amor excelente (Ed. Edaf) existen cinco tipos diferentes de lenguajes del amor.

1. Palabras de refuerzo positivo. “Algunas personas son muy verbales y tienen una sensibilidad marcada hacia las palabras, tanto las que pronuncian como las que se callan. Las palabras de apoyo o refuerzo positivo, desde un sencillo te quiero hasta una declaración de amor, les dan alas y ganas de vivir, les hacen sentirse inmensamente queridas. La ausencia de estas palabras o, peor aún, los insultos o menosprecios, las marcan y hieren en profundidad”.

2. Apoyo, servicio. “Algunas personas perciben el amor a través de los hechos, en concreto de los gestos de apoyo o de servicio. Tal vez tú o tu pareja sois de esas personas para las que el verdadero acto de amor consiste en remar en la misma dirección, en echar una mano, ayudar o apoyar en distintas tareas domésticas o personales. Si este es el caso, la pasión también pasará por cumplir y responder a esta expectativa”.

3. Tacto. “La piel es el órgano sensorial más grande del cuerpo. Para ciertas personas, tocar y ser tocada cuenta más que cualquier palabra. De nada vale decir cosas bonitas si no vienen acompañadas de besos, abrazos o caricias. Para otras personas, el exceso de tacto provoca cierto malestar”.

4. Regalos. “Regalar cosas significa para algunas personas que la aman de verdad. No es materialismo, pues lo importante no suele ser el objeto en sí, sino el pensamiento, el esfuerzo, la dedicación o la generosidad que hay detrás del presente”.

5. Tiempo. “Recibir tiempo y atención de calidad es la forma en que ciertas personas perciben el amor. Por el contrario, la ausencia permanente o las citas canceladas son interpretadas como falta de interés y causan estragos en la relación”.

Está claro que es importante conocer a la pareja para complacerla pero, cada uno es como es. Aunque todos tenemos algo de cada una de estas categorías, en cada persona prima una o dos por encima de las demás. La intención de comunicar es lo que cuenta, no cómo se hace. Eso sí, tendrás que aprender a traducir el ‘idioma’ en el que habla tu pareja. Ten esto en cuenta antes de enfadarte con ella o deprimirte.

Street art. Heart boy.

 

 

 

¿El amor hace que tengamos más ilusión?

 

820x459_ANDALUCIA_INFOGRAFIAS_barometro_cofidis

¿Influye realmente el amor en nuestro índice de ilusión por todo lo demás? Si bien a todos nos han hecho creer que la vida está hecha para vivirla en pareja, los irrefutables resultados arrojados por el III Barómetro Cofidis de la Ilusión (estudio demoscópico, elaborado por la firma de investigación Gfk y por Cofidis) demuestran que nuestra felicidad no depende exclusivamente de ello.

De las 2.200 entrevistas personales realizadas, los datos revelaron que índice de ilusión de los solteros (63/100) es mayor que el de los casados (55/100), más aún en el caso de las mujeres singles (65/100), que son las más ilusionadas.

Curiosamente, los hombres solteros tienen más ganas de enamorarse (11%) que las mujeres solteras (6%). También sorprende las ganas que tienen ellos de irse a vivir en pareja, ya que el 18% de los hombres singles tienen esta ilusión, frente al 4% de las mujeres.

Sólo parece ponerse de acuerdo en una sola cosa y es que el 30% de los solteros encuestados desean conocer a gente nueva o ampliar su círculo de amistades, indistintamente de cuál sea su sexo.

Tal y como revela el estudio, las ideas románticas acerca de lo maravilloso de la vida en pareja son una bonita utopía, ya que los solteros (64%) están más ilusionados que los casados (56%). Sin embargo, dentro del matrimonio ellas son más felices que ellos, ya que el grado de ilusión de las mujeres casadas es de 58/100 y el de los hombres de 55/100.

Y ya que estamos a las puertas de celebrar San Valentín ¿Cuáles son los regalos perfectos para sorprender a la pareja? La encuesta también analiza el área más materialista de la ilusión y determina cuáles son los regalos ilusionantes más comunes entre los hombres y mujeres. Éste año todos se ponen de acuerdo ya que la máxima ilusión de los españoles es hacer un viaje (39%).

Después del romántico periplo, lo que más ilusiona a los españoles cumple con los tradicionales tópicos: para los hombres es un coche nuevo y para las mujeres, un artículo de moda. Redecorar el hogar sigue siendo un proyecto ilusionante para ellos ya que ocupa el último puesto de su top 3 de deseos ilusionantes, mientras que para ellas cierra esta lista el coche nuevo.

820x459_ANDALUCIA_INFOGRAFIAS_barometro_cofidis

En conclusión, el III Barómetro Cofidis de la Ilusión pone de manifiesto que la vida en pareja no modifica nuestro grado de ilusión, aunque el amor propio sí lo hace, ya que tener más tiempo para uno mismo (29/100) es uno de los proyectos más ilusionantes de los españoles.

 

Los tres miedos del hombre

Gettyimages

Que no te engañen las apariencias, los hombres son muy vulnerables. Independientemente de su cultura o educación todos los varones tienen tres miedos básicos y primarios (por lo general encubiertos por el ego) altamente dañinos y mortificantes sobre todo, en aquellos señores que se empecinan en ser duros, intrépidos y osados, el típico machista, vamos. Según el psicólogo Walter Riso en su libro La afectividad masculina (Ed. Planeta/Zenith) estos son: el propio miedo, el no saber vivir en soledad y el temor a ser un fracasado.

En relación al primero, está caro que un hombre miedoso suscita rechazo. Es posible que algunas mujeres de fuerte instinto maternal se sientan enternecidas y atraídas por él pero, tarde o temprano, un desprecio ancestral y visceral hace su aparición. Pero claro “¿Quién dijo que el hombre no puede tener miedo?” -apunta Walter- “Hagamos lo que hagamos, el miedo es la respuesta natural e inevitable ante situaciones de peligro. Es una característica con la que hay que aprender a vivir”.

Que los hombres no saben estar solos es algo que muchas mujeres sabemos pero, según Walter, la cosa se agrava cuando “se ve obligado” a la soledad. “Además del imprescindible sexo que nos pueda proporcionar nuestra pareja, necesitamos compañía, apoyo y ánimo en cantidades considerables”. Según las estadísticas, en los países ricos el 90% de las solicitudes de divorcio las ponen las mujeres (“para ellas el desamor puede llegar a justificar cualquier adiós”); en cambio, la mayoría de los hombres que piden el divorcio es porque ya mantiene otra relación. “Funcionan con el principio de Tarzán: No soltarse de la liana hasta que no se tenga otra bien agarrada”.

En este mundo tan competitivo el triunfo lo es todo. Y, este precepto, en el hombre puede adquirir dimensiones casi obsesivas. “Los varones no sabemos perder, porque, si lo hiciéramos, aunque sólo sea de vez en cuando, estaríamos derrochando nuestro principal encanto”, asegura el psicólogo. Cuando en la pareja es ella la que lleva las riendas (sobre todo las económicas) de la casa, las consecuencias afectivas pueden ser desastrosas. “La autoestima del varón se tambalea y la admiración, uno de los principales motores donde se fundamenta el amor femenino, deja de funcionar y, cuando esto ocurre, el desplome de la relación es cuestión de tiempo”.

Cuestión de tacto

Las caricias que tienen lugar durante la relación íntima son, quizás, lo que más influye en el aumento del deseo y, también, en las ganas de profundizar, aún más, de investigar el cuerpo que, en aquel momento, sólo se está acariciando con la yema de los dedos, con los labios, o con cualquier otras partes del cuerpo.
Una caricia que se hace en el momento preciso es quizás el capítulo más importante del conocimiento del sexo. Las zonas erógenas, es decir, aquellas zonas que producen placer, se van localizando a medida que una relación se va desarrollando y haciendo más íntima en el plano sexual.
Si no conocemos los puntos débiles del cuerpo de nuestra pareja tenemos pocas probabilidades de proporcionarle ese grado de placer que culmina en la cúspide amorosa.
En una de las obras de los sexólogos Masters & Johnson describen el caso de una paciente que se sentía mortificada por la falta de caricias por parte de su marido. Para ella, el coito tenía lugar ‘en frío’ y, por otro lado, no se atrevía a pedirle a su marido que la acariciara.
Los dos profesionales describen el caso y lo comentan de una forma clara: la mujer tenía que reclamar las caricias que el marido no le daba. En caso de respuesta negativa, debía suspender todo tipo de relación con su pareja, tan poco atenta. El remedio era, tal vez, más doloroso que el mal pero todos sabemos que a menudo abstenerse hace aumentar el deseo y desarrolla la fantasía.
En la relación íntima, las sensaciones táctiles tienen una importancia que no hay que desperdiciar.

 

Anne Hathaway and Jake Gyllenhaal en "Love and Other Drugs"

Anne Hathaway and Jake Gyllenhaal en “Love and Other Drugs”

Cuddles and gentle touches that occur during an intimate relationship are perhaps the most influential in increasing desire. They also deepen further the desire to investigate the body you are with.  Just stroking with your  fingertips, lips, or any other body parts.
A caress that is done at the right time is perhaps the most important chapter of sexual knowledge. Erogenous zones are discovered go as a relationship develops
.
If you do not have awareness of your partner´s erogenous weaknesses you have little chance of providing that level of pleasure that culminates in the loving cusp.
In one of the works of sexologists Masters and Johnson described the case of a patient who was mortified by the lack of caresses from her husband. For her, intercourse took place cold’ and on the other hand, did not dare to ask her husband to touch her.
The two professionals describe the case and discuss in a clear way: the woman had to claim the caresses that her husband did not give her. If not, should suspend all relations with your partner, so little attentive. The remedy was perhaps more painful than the complaint she had but we all know that refrain often increases the desire and fantasy unfolds.
In the intimate, tactile sensations have an importance which should not be missed.

Basket love

Run into these two guys in a basketball court in Weehawken. They were playing while discussing relationships.

They agree in hating when women think that they know men based on previous experiences.

Encontramos a estos dos chicos jugando al baloncesto mientras hablaban sobre relaciones. Los dos se pusieron de acuerdo en decir que odian cuando las mujeres creen que conocen a los hombres basándose en experiencias anteriores.

¿Eres poli?

vintage ads_0004

Ser poli es ser agente de la ley, pero también define –en su diminutivo- a los poliamorosos, es decir, aquellas personas que se consideran a sí mismos emocionalmente capaces de tener una relación íntima, amorosa, sexual y duradera, de manera simultánea, con varias personas, con pleno consentimiento y conocimiento de todos los individuos involucrados. Las personas que practican el Poliamor, rechazan la idea de que la exclusividad es necesaria para mantener relaciones profundas, comprometidas y a largo plazo.
No hace falta estar soltero para practicar el poliamor porque pueden embarcarse en una aventura poliamorosa aquellos que ya están manteniendo una relación monógama, pero eso sí, abierta.
Aunque el sexo (más bien la búsqueda de variedad) puede parecer el objetivo primordial, no es así. El sexo es sólo un aspecto de las relaciones porque, para muchos, estas relaciones se construyen, idealmente, sobre valores como la confianza, la lealtad, la comprensión… al mismo tiempo que se superan los celos, la posesividad y las normas culturales restrictivas.

Y, atención porque el Poliamor no hay que confundirlo con los intercambios de pareja o con la poligamia. Es una nueva forma de amar en las que los participantes ponen unas reglas de juego de las que todos están al corriente y las acatan gustosos.

Esta nueva opción amatoria no es nueva, en Estados Unidos cuentan, desde 1996, con la Polyamory Society y tiene como fin de defender y promover la institución social del Poliamor. En su web ofrecen hasta un modelo de acuerdo de relación y un contrato de convivencia si la cosa se pone más seria. Si tenéis curiosidad, en España también existen grupos de apoyo como Poliamor Madrid, En nuestro país también existen grupos de apoyo, como Poliamor Madrid, que lucha para que este tipo de uniones sean más visibles en la sociedad y, así, obtener los mismos derechos que las parejas monógamas.

¿El placer aumenta con la cantidad de orgasmos?

Hay parejas que, habitualmente, hacen el amor dos o tres veces seguidas buscando orgasmos múltiples y placeres cada vez más intensos.
El orgasmo es sinónimo de relajamiento, de un abandono total. En una relación armoniosa de pareja, el orgasmo tiene siempre una fuerte resonancia emocional; como la felicidad, por su intensidad, tiene todas las características del instante irrepetible y único, que apacigua totalmente.
¿Por qué, entonces, hay parejas que buscan orgasmos múltiples? La necesidad de buscar inmediatamente otro orgasmo está determinada por una excesiva concentración mental y fisiológica de la pareja en los orgasmos genitales, por una participación escasa de las otras zonas del cuerpo (que en la fase de excitación son zonas erógenas) y por el miedo recíproco de abandono emotivo.
En cambio, cuando existe una fuerte atracción sexual y una buena comunicación verbal respecto a los deseos de cada uno, hacer el amor se convierte en un juego rico de preliminares y atenciones que colocan a la pareja en la misma longitud de onda respecto a los tiempos del orgasmo.
Son nuestras inseguridades, nuestros sentimientos de inferioridad, lo que nos lleva a infravalorar nuestros placeres, a competir con nosotros mismos y con personajes de la literatura y de la fantasía que imaginamos en éxtasis eróticos irreales y locos, muy lejanos de la verdadera vida y del verdadero amor.

Simone Lipschitz

Simone Lipschitz

Some couples usually make love two or three times looking for multiple orgasms and increasingly intense pleasures.
Orgasm is synonymous with relaxation, a total abandonment. In a harmonious relationship, orgasms always have a strong emotional resonance; like happiness, its intensifies. This has all the unique features and moments that totally calms the body.
Why, then, are there couples seeking multiple orgasms? The need to find another orgasm immediately is thought to be determined by excessive mental and physiological concentration in the genital orgasms by poor participation of the other areas of the body and mutual fear of emotional abandonment.
But when there is a strong sexual attraction and good verbal communication on the desires of each other, making love becomes a rich set of preliminary and attention placed the couple on the same wavelength regarding time orgasm.
Do our insecurities, our feelings of inferiority lead us to underestimate our pleasures, to compare ourselves with  characters in literature and fantasy to imagine unreal and crazy, very distant erotic ecstasy of true life and true love.

¿En qué consiste la fascinación?

Unos la identifican con la atracción erótica y otros, con la intelectual; los hay que piensan que es la elegancia suprema e, incluso, que es una misteriosa vibración de la mirada o del cuerpo. Puede que sea una mezcla de todo ello pero lo que más caracteriza a la fascinación es el misterio.
Todos los estudiosos de la seducción coinciden en afirmar que nuestra fascinación está estrechamente ligada a la curiosidad que suscitamos en la persona que queremos seducir y, en consecuencia, al amplio halo de misterio del que nos rodeamos.
Es un hecho que, cuanto más deseoso está el otro por descubrir en nuestros ojos, en nuestra piel, en nuestra mente y en nuestro corazón una infinidad de secretos, emociones y placeres, tanto más grande es la fascinación que ejercemos sobre él. Por eso, los profesionales de la seducción se cargan con todo tipo de armas misteriosas: desde la mirada hasta los silencios. Un gran teórico del arte de amar, el escritor francés Stendhal dijo en cierta ocasión “Hacerse desear. Hacer esperar el sí. Postergar el acuerdo. Dejar para mañana para duplicar la carga erótica”.

Photo by Francisco Secci

Photo by Francisco Secci

Some people identify fascination with erotic attraction and others with intellectual; there are those who think it is the supreme elegance and even that is a mysterious vibration of gaze or body. It may be a mix of all but the fascination´s main characteristic is mystery.
People who have studied seduction agree that our fascination is closely linked to the curiosity we elicit in the person to be seduced, consequently, the wide halo of mystery that surround us.
It is a fact that the more eager one person is to discover in our eyes, our skin, in our minds and in our hearts countless secrets, emotions and pleasures, the greater is the fascination we put on him. So professionals of seduction are loaded with all kinds of mysterious weapons from the look to the silences. French writer Stendhal, a great love art theorist, once said Become desired. Do expect the other. Delaying agreement. Leaving it for tomorrow to double the erotic charge. “

¿Un rollo en el trabajo?

Los puestos de trabajo (ya sea una fábrica, una oficina o un centro comercial) son el sitio donde la mayor parte de la población en edad productiva (y activa, desde el punto de vista sexual) pasa más de la mitad de las horas de la jornada.
Las relaciones entre compañeros son menos frecuentes de lo que se cree porque a menudo, el trabajo amortigua muchos impulsos. No obstante, en los puestos de trabajo existen siempre dinámicas sexuales casi siempre subterráneas. Por ejemplo, entre colegas y personas que cohabitan en un mismo entorno, puede existir desde el principio una auténtica indiferencia sexual y, por lo general, la situación no se modifica a lo largo del tiempo. Pero, si una chispa de interés mutuo se enciende de pronto, entonces se establece entre las dos personas una dinámica sexual medio oculta que se parece muchísimo a un noviazgo. Rara vez, el encontronazo se convierte en una relación sexual continua fuera del horario habitual. Es una especie de juego en el cual, entre otras cosas, es indiferente que los actores estén solteros o casados puesto que, oficialmente, no es una relación sexual. Lo más habitual es que los dos tortolitos mantengan en el tiempo la fase de enamoramiento (mutuas gentilezas, miradas entrecruzadas, roce de piernas un poco buscado…) hasta que la relación se enquiste en una especie amistad intensa en plan matrimonio o, por el contrario, se empiece a buscar los fallos del otro y la historia quede en nada.
En los lugares de trabajo se tejen complicadas historias de amor sin que se llegue nunca a la relación sexual, ni siquiera, un beso. Y son complicadas porque en ellas se mezclan muchos temas: desde la tentación de materializar una fantasía hasta infidelidad, pasando por los celos o los conflictos con relaciones afectivas externas.

Photo by Francisco Secci

Photo by Francisco Secci

Hooking up at work?

Most of the productive ( and sexually active) population spend most of the day at work, no matter if it is a factory, an office or a mall.  Relationships between co workers are less common than believed because often work dampens many impulses. However, there are always sexual dynamics usually going on underground. For example, between colleagues and others who live in the same environment, It may exist a real sexual indifference and, generally, the situation does not change over time. But if a spark of mutual interest comes along suddenly, it establishes a half-hidden sexual dynamics that very much looks like a relationship. Rarely, the encounter becomes a continuous sexual relationship outside of normal hours. It is a kind of game in which, among other things, is indeferent if the parties are single or married because, officially, there is not a sexual relationship. The most common is that the two lovebirds keep in time the “in love” phase (mutual kindness, guilloche looks, rubbing legs ) until the relationship ️turns into an intense friendship like a marriage or, conversely , the lovers begin to find each others faults and the affair ends.
Complicated love stories are woven without ever reaching the sexual relationship, not even a kiss. And they are complicated because many issues are mixed: from the temptation of infidelity to fulfill a fantasy, through jealousy or conflicts with external relationships.

The “Loneliness” of being single

By Babs NYC

There’s no panted strides to ‘gotta get there by 5’.  In fact, there’s no watch to wear.  Calendars?  No need to know what month it is.  Walking outside into the snow wearing a light jacket you realize there’s no such thing as time, there’s just ‘is’.  ..You remember it’s winter, and stuff your hands in your chest pockets, happy to cuddle with yourself.  You can’t remember what you did last weekend, but you know exactly what you’ll be doing  this one ahead – “Wait a second, what’s wrong with what I’m doing right now?”  You remember where you’re going at the moment.   You forget the weekend ahead and assumingly conclude that the last one was fun
Being “single” is when you’re walking around not doing much of anything and your head has graduated past its endless monologues.  Endless meanings.  Meaningless endings.  You’ve learned that a mistake doesn’t always just ‘happen’ right then and there – mistakes can actually be several years long, so you keep walking and instead think of the Spiderman version of Mr.Potatohead.  And the Mr.Potatohead version of Spiderman
You’ve made no plans for after work, so instead of turning your phone on to do so, you leave it off.  Then you arrive home 5 hours later and your roommates greet you – the first people to identify you since 7:00 pm.  You talk to a friend on the phone that night, a friend at work the next day – about random stuff, not ‘how was your day?’ talk.  So no one knows of those 5 hours, and no one asks.  In those 5 hours you were untraceable, unfindable, fucking free.
Being “single” is when you stay on the local train just so you can have some more time to listen to your music or finish a chapter, or to daydream a little bit longer – because there’s no one waiting for you at home – but in my “lonely” mind I see it as there’s no one waiting on me.  Kiss my ass.  I did my time, my three years of waiting – and no one ever showed up so I’m sure as shit not gonna make somebody wait for me.  Waiting isn’t waiting anymore, it’s living in the present tense and that’s what being ‘single’ is, it’s being a part of the present tense; something I haven’t done in the last decade.  But you back that up the other way and the couples consider ‘waiting’ as in you’re waiting for a boyfriend.  Bitch, how in god’s name am I gonna listen to my Aaliyah & Metallica mix on the subway with a boyfriend attached to my ear?
And this “everyone dies alone” bullshit — well, duh.  What should I want, to bring 40 people down with me?  And no one has to remember my name.  For what?  To be remembered.  To be remembered why?  There are no heroes anymore – I’m the closest thing there is to one.  My license has me as an organ donor and I plan on giving birth to 5 boys that will one day rule the world (aka play in the NFL) so I’m happy at that.  Otherwise, the best way to “contribute to society” is to not be an asshole or a snot rag.  The world would be fixed if everyone cared enough to create the ability to see themselves from someone else’s shoes – but first you have to be capable of filling that person’s shoes fairly.  I’m not talking about a thought, I’m talking about 1 night’s falling asleep worth of thinking about being in another person’s shoes – and NOT what YOU would do if you were in their shoes, just what it’s like to be in their shoes.  And then how their shoes see yours.  But no one wants to think like this because everyone’s right.  Everyone’s always fucking right.
People who are not “lonely” have the ability to be sneaky, it becomes a motive.  They have a teammate and together they know what’s best for you.  If you’re single = you’re lonely, you’re immature, you’re incomplete, you’re missing out on something.  But I feel bad for people who think this way, my life is the third grade only I’m 26 and my own guardian.  And it sucks for those people who are single = constant sex and booze.  If I’m “lonely” and single and immature then more power to me.  Imagine always having to have?  As we get older it is very, very important to know that we can survive alone because your friends won’t always be so, your family is just 16 random people put together, and your parents will die.  If you can’t wake up on a Saturday morning, turn your phone OFF and just have your day, wherever it takes you, whoever you see or don’t, then you’re in big, big trouble.  You are single.

Photo by Francisco Secci

Photo by Francisco Secci

No existen las caminatas con la lengua fuera porque “hay que llegar a las 5 en punto”. De hecho, no hay porqué llevar reloj. ¿Calendarios? No hay necesidad de saber en qué mes se vive.  Mientras paseo por la nieve con una chaqueta ligera me doy cuenta de que el tiempo no existe, simplemente “ahí está”… De repente, recuerdo que es invierno y meto las manos en los bolsillos para acurrucarme conmigo misma, feliz. No puedo recordar qué hice el fin de semana pasado, pero sé perfectamente qué voy a hacer el próximo. “Espera un momento… ¿Qué pasa con lo que estoy haciendo en este instante?” Entonces recuerdo hacia dónde me dirijo. Olvido el próximo finde y concluyo que el pasado fue divertido.Estar “soltera” es cuando caminas sin rumbo sin nada que hacer y tu cabeza se ha graduado mas allá de sus interminables monólogos. Significados sin fin. Finales sin importancia. Aprendes que un “error” no ocurre sólo en un preciso momento. Los errores pueden durar años. Así que continúo  andando en vez de pensar en Mister Potato versión Spiderman. O en la versión Spiderman de Mister Potato.
No has hecho planes para después del trabajo y, en vez de encender tu teléfono para hacerlos, lo dejas apagado. Llegas a casa varias horas (unas cinco) más tarde y tus compañeros de piso te saludan, son las primeras personas en identificarte desde que saliste de casa a primera hora de la mañana. Esa noche, hablas con algún amigo por teléfono y, al día siguiente, con
otro del trabajo. Hablas de cosas triviales, nada de “¿como te va?”. Así que nadie sabe nada de esas cinco horas en las que has estado perdida, y nadie te pregunta. En esas horas eras imposible de rastrear, inencontrable, jodidamente libre.
Estar “soltera” es cuando te quedas más tiempo en el metro para escuchar tu música o terminar de leer un capítulo del libro que estás terminando, o soñar despierta un ratito más, porque no hay nadie esperándote en casa. Pero en mi mente solitaria, lo veo como si no hubiera nadie esperándome en general. Bésame el culo. Ya he cumplido condena, ya he esperado tres años y no ha aparecido nadie. Estoy segurísima de que no voy a conseguir que nadie me espere. Esperar ya no es esperar, es vivir en el presente y eso es lo que significa estar “soltera”, es ser parte del presente. Algo que no he hecho en una década. También se puede ver de otra manera, las parejas consideran que “esperar” es aguardar a tener novio. Zorra, ¿cómo crees que voy a poder escuchar mi playlist de Aaliyah y Metallica en el transporte público con un novio pegado a mi oreja?
Y,  ese montón de  mierda de “todos morimos solos”, uuuh, es obvio. ¿Qué tendría que querer? ¿Que mueran 40 conmigo? Y, además, nadie tiene porqué mentar mi nombre. ¿Para qué? Para ser recordada. Para ser recordada ¿por qué? No existen los héroes, soy lo mas parecido a uno. Soy donante de órganos y espero parir 5 hijos que algún día controlaran el mundo (léase que jugarán en la liga de fútbol), con esto ya estoy contenta. Otra manera de “contribuir a la sociedad” es no ser un gilipollas ni un plasta. El mundo iría mejor si desarrolláramos la capacidad de ponernos en la piel del otro. Pero primero tienes que ser capaz de saber llevar esa piel. No hablo de pensarlo un ratito, hablo de pasarte una noche entera pensando en cómo sería vivir como esa otra persona, y no sobre lo que TÚ harías si fueras esa persona. Simplemente pensar en cómo se sienten los demás. Y luego recapacita en cómo ellos te ven a ti. Nadie quiere hacer esto, porque todo el mundo tiene siempre la razón. Todo el mundo tiene siempre la puta razón.
La gente que no es “soltera” tiene el don de la astucia. Tiene un compañero y, juntos, saben lo que es lo mejor para ti. Ser soltera equivale a que eres solitaria, inmadura, incompleta, te falta algo. Me da pena los que piensan así. Mi vida es como los primeros años de escuela, pero tengo 26 años, y soy mi propia guardiana. La vida de los solteros es muy dura, equivale a emborracharse y follar constantemente. Si soy “solitaria”, soltera e inmadura mejor para mí, más poder. ¿Te imaginas que siempre tienes que tener? Cuando te haces mayor empiezas a entender que es muy muy importante saber vivir solo, porque tus amigos no siempre lo serán, tu familia son 16 personas escogidas al azar y tus padres morirán. Si no eres capaz de levantarte un sábado, apagar tu teléfono y disfrutar de tu día, donde quiera que te lleve, con quien quiera que te encuentres… Si no eres capaz de hacerlo tienes un gran, gran problema. Eres soltera.