Parejas eternas

 

Hay personas que simplemente hacen buena pareja y no hace falta estar juntos toda la vida para que un amor sea eterno. La química, la complicidad y la felicidad de estar enamorado, no se pueden esconder. ¡Felíz día de San Valentín!

Paul Newman y Joanne Woodward.

Johnny Depp y Kate Moss.

Johnny Depp y Kate Moss.

Mick y Bianca Jagger.

Spencer Tracy y Katherine Hepburn

Spencer Tracy y Katherine Hepburn

Audrey Hepburn y Mel Ferrer.

Madonna y Sean Penn.

Madonna y Sean Penn.

Herman and Lily Munster.

Herman and Lily Munster.

 

La emoción de la aventura

La última moda en artes amatorias es la infidelidad. Según una encuesta realizada por Victoria Milan, la web para gente casada o con pareja que busca una aventura o affair extramatrimonial, en su primer mes de existencia en España, Madrid es la comunidad autónoma española con más usuarios registrados, concretamente, el 28,45 % que “echan de menos la pasión, la emoción, la pasión y el coqueteo y por eso sienten la necesidad de acudir a nosotros”, dice Sigurd Vedal, fundador de este site de origen escandinavo creado en 2010. “Quieren a su familia y mantener su relación, pero también buscan revivir la pasión”. Entre sus perfiles, hay miembros de ambos sexos, de todas las profesiones y clases sociales. “El único factor en común es la edad: entre 25 y 60 años”. Y, aunque todos buscan introducir una chispa de vidilla en sus vidas “Aproximadamente el 25 % de nuestros miembros sólo busca flirtear en la web sin ninguna intención de quedar en la vida real. A diferencia del 75% restante que lo que busca es tener un affair discreto a corto o largo término”.
En cuanto a que Madrid sea la ciudad más sueltecilla… “Es un gran mercado para la infidelidad”, asegura el Sr. Vedal. “Es un enclave muy urbano, tiene mucha actividad y la gente es muy moderna. También es un núcleo urbano con un nivel visible de gente profesional y muy bien educada. No hay diferencia entre hombres y mujeres. Incluso ellas parecen ser más liberales que muchos otros españoles. En el fondo, la gente lleva una vida muy agitada y estresante. Lo que necesitan es disfrutar de esos momentos libres de la mejor manera posible. Vivir la vida al máximo”. Eso sí ofreciendo siempre un lugar seguro y discreto “Nosotros ofrecemos distintas formas de privatizar el perfil, de compartir datos y fotos sólo con la gente que se desee y con una simple aplicación modificarlo para que la gente no reconozca al usuario. Además, disponemos de un botón del pánico que dirigirá a Youtube en el caso de que su pareja le sorprenda”
Claro, en este tipo de ligoteo es esencial poner más cerebro que corazón y las medidas de seguridad tienen que ser extremas. “Nuestro portal está concebido para que las personas que buscan un romance (ya sea físico o virtual) tengan la posibilidad de hallar otro amor con discreción”, dice Erik Drost, representante internacional de Second Love, el portal de internet más veterano en estas lides, fundado en 2008 en los Países Bajos y que también funciona en nuestro país. “Nuestros clientes tienen que tener la certeza de que están tratando con gente en una situación similar a la suya. Cualquier persona que haya buscado una relación fuera de la habitual sabe que es un proceso diferente al clásico ligue entre solteros o separados. Es necesario encontrar a otra persona en situación similar para evitar desengaños o perder el tiempo”.

Source google. Image by © Jacquie Boyd/Ikon

Source google. Image by © Jacquie Boyd/Ikon

Fidelidad e infidelidad

¿Dónde está el limite entre ambos? Depende del significado que se le otorgue a la palabra fidelidad. Si por ésta se entiende “reservar todo el interés sexual para una sola persona”, entonces es infidelidad incluso una mirada cargada de sobreentendidos. Pero esta interpretación es, evidentemente, demasiado restrictiva y deprimente: el mundo está lleno de personas que pueden gustar en teoría, o sólo desde el punto de vista estético, sin ningún tipo de consecuencias prácticas. Si, por el contrario, se considera que la fidelidad es “tener relaciones sexuales únicamente con una persona”, el límite con la infidelidad es más incierto de lo que parece. La relación sexual no empieza con un beso o con un acto aún más íntimo, sino en el momento en el cual se establece un contacto entre dos personas, aceptado por ambas. Todo lo demás no es sino consecuencia de dicho acto. Ahora bien, establecer el límite exacto es una cuestión de tolerancia individual: lo que para uno es aceptable, para el otro puede ser excesivo, y viceversa.
Hay mujeres que no se molestan si su pareja siente cierto interés por otra mujer; pero hay otras que se enfurecen por el mero hecho de ver a su pareja bromeando con otra. El límite entre fidelidad e infidelidad es siempre convencional y depende de la sensibilidad y la tolerancia de cada uno.
Antes de la relación sexual, que es la única infidelidad certera (quizás no siempre), hay infinidad de matices. Puesto que es imposible pretender que el compañero no sienta, ni siquiera tras muchos años de estar juntos, algún interés sexual por otras personas, es preciso establecer hasta qué punto se puede tolerar que se lleve adelante tal interés. Y éste es un roblema que cada uno tiene que resolver.

Pina Bausch’s dancers.

Where is the limit between them? It depends on the meaning we give to the word fidelity. If by the word fidelity we understand “preserve the sexual interest just for one person”, then is infidelity a sigh charged with intentions. But this interpretation, obviously, is too restrictive and depressing. The world is full of people that might like this theory, or maybe just from an aesthetic point of view, without practical consequences. If, for the contrary, we consider that fidelity is “having sexual relations just with one person”, the limit with infedelity is more uncertain than it seems. Everything else is a consequence of that act. Now, to stablish the exact limit is a question of personal tolerance: what it is acceptable for one person is excesive for another, and viceversa.
There are women that don´t get bothered if their partners have interest in another woman, but there are others that get furious just watching them joking with another woman. The limit between fidelity and infidelity is always conventional and depends on the sensibility and tolerance of the person.
Before the sexual relation, which is the only real infidelity (not always), there are infinitive refinements. It is impossible to pretend that your partner doesn´t feel, even after years of being together, certain sexual interest for other people, it is accurate to stablish until what point you can tolerate the increasement of that interest. And this is problem to be solved by each and everyone of us.

Los ‘toques’ que le ponen a cien

En materia de amor, la manera en que uno acaricia al otro refleja, muy a menudo, la manera cómo a esa persona le gustaría que le tocaran así, si el hombre empieza a manosearte y besarte la boca, el rostro, los brazos y te sientes ‘conectada’ con él, entonces respóndele en la misma medida porque tienes ante ti a un hombre que también le gusta que le estimulen durante el acto.

Las zonas más sensibles en el hombre son el cuello, el interior de la oreja, los labios y la boca, los párpados, el pecho, las tetillas y las axilas. Si el hombre se te acerca suavemente a esas zonas, haz lo mismo y evita caricias demasiado precisas sobre su sexo a no ser ligeras fricciones muy rápidas, en esa zona y en el interior de los muslos.

The Ballad of Sexual Dependency by Nan Golding. 1986.

In matters of love and intimacy the way one caresses is often a reflexion on our personal desires of being touched. If a man begins to grope you and kiss your mouth, face, arms and you are feeling a conection with him, then respond in the same manner because you have in fornt of you a man who likes to be stimulated while having sex.

The most erogenous zones of men are: neck, interior of ear lobe, lips, mouth, eyelids, chest, nipples and his underarms. If a man softly approaches this erogenous zones on you, reciprocate this caresses and prolongue your foreplay with lights quick strokes on the interior of his tighs.

Las parejas de Claire StreetArt

El nombre que utiliza esta artista (además de hacer ilustración y fotografía) para intervenir las calles es Claire StreetArt. Sus intervenciones urbanas se caracterizan por impresionantes imágenes en 2D (grandes dibujos en papel o proyectados) en espacios en 3D (muros cerca de su casa, en la escuela, en salas de exposiciones…). “La necesidad de jugar con las dimensiones reales que me rodean ha sido siempre una preocupación en mi trabajo”, concretó la artista en una entrevista.

claire-streetart (28)[2]

La ciudad de París, donde ella vive, le permite múltiples decorados y, también, una interacción con el público casi inmediata. Y simpre cuenta con la ayuda de amigos (parejas) para realizar sus dibujos porque Claire utiliza un lenguaje muy legible y universal: el amor. Este implica, por siempre y para siempre, a gente de todo el mundo, de todas las edades y de todas las condiciones sociales.

claire-streetart (1)[2]

A Claire le gusta analizar el efecto final que creará al pegar uno de sus obras en un emplazamiento determinado. Desarrolla rápidamente el efecto global de la imagen: la pareja, la decoración y la relación entre uno y otro depende del espacio. “Necesito que el juego visual y la gráfica funcione independientemente del medio. La imagen final me absorbe en absoluto. Es un juego entre el 2D y el 3D. “En cuanto a las herramientas, Claire utiliza su cámara de fotos, ordenador, papel, pintura, un par de tijeras, pegamento… y en tan sólo 3 minutos, ¡una pareja se está besando en una pared!

claire-streetart (21)[2]

Cuestión de tacto

Las caricias que tienen lugar durante la relación íntima son, quizás, lo que más influye en el aumento del deseo y, también, en las ganas de profundizar, aún más, de investigar el cuerpo que, en aquel momento, sólo se está acariciando con la yema de los dedos, con los labios, o con cualquier otras partes del cuerpo.
Una caricia que se hace en el momento preciso es quizás el capítulo más importante del conocimiento del sexo. Las zonas erógenas, es decir, aquellas zonas que producen placer, se van localizando a medida que una relación se va desarrollando y haciendo más íntima en el plano sexual.
Si no conocemos los puntos débiles del cuerpo de nuestra pareja tenemos pocas probabilidades de proporcionarle ese grado de placer que culmina en la cúspide amorosa.
En una de las obras de los sexólogos Masters & Johnson describen el caso de una paciente que se sentía mortificada por la falta de caricias por parte de su marido. Para ella, el coito tenía lugar ‘en frío’ y, por otro lado, no se atrevía a pedirle a su marido que la acariciara.
Los dos profesionales describen el caso y lo comentan de una forma clara: la mujer tenía que reclamar las caricias que el marido no le daba. En caso de respuesta negativa, debía suspender todo tipo de relación con su pareja, tan poco atenta. El remedio era, tal vez, más doloroso que el mal pero todos sabemos que a menudo abstenerse hace aumentar el deseo y desarrolla la fantasía.
En la relación íntima, las sensaciones táctiles tienen una importancia que no hay que desperdiciar.

 

Anne Hathaway and Jake Gyllenhaal en "Love and Other Drugs"

Anne Hathaway and Jake Gyllenhaal en “Love and Other Drugs”

Cuddles and gentle touches that occur during an intimate relationship are perhaps the most influential in increasing desire. They also deepen further the desire to investigate the body you are with.  Just stroking with your  fingertips, lips, or any other body parts.
A caress that is done at the right time is perhaps the most important chapter of sexual knowledge. Erogenous zones are discovered go as a relationship develops
.
If you do not have awareness of your partner´s erogenous weaknesses you have little chance of providing that level of pleasure that culminates in the loving cusp.
In one of the works of sexologists Masters and Johnson described the case of a patient who was mortified by the lack of caresses from her husband. For her, intercourse took place cold’ and on the other hand, did not dare to ask her husband to touch her.
The two professionals describe the case and discuss in a clear way: the woman had to claim the caresses that her husband did not give her. If not, should suspend all relations with your partner, so little attentive. The remedy was perhaps more painful than the complaint she had but we all know that refrain often increases the desire and fantasy unfolds.
In the intimate, tactile sensations have an importance which should not be missed.

El placer cuanto más variado mejor

Hay personas que gustan de probar todas las posturas imaginables y, otras, que prefieren sólo algunas aunque se roce la monotonía. Cuando se disfruta del sexo en pareja, no es necesariamente obligatorio gozar cambiando siempre las maneras y las posiciones del acoplamiento, sin embargo, atenerse a una única técnica sexual puede generar aburrimiento en un componente de la pareja o en ambos; y el tedio, cuando se habla de amor y de sexo, puede llevar a verdaderas crisis de angustia.
Hay mujeres que en toda su vida no han probado el placer de una cosa nueva, de una caricia distinta o de una palabra inesperada que avivara el fuego de la relación sexual. Pero también los hombres se lamentan a menudo de la falta de fantasía, que limita el placer y lo atenúa.
Por lo tanto, no hay que buscar mil y una posiciones como si se tratase de un ejercicio gimnástico; hay que evitar refugiarse en una manera de hacer el amor que satisfaga, pero que nos deje también nuevos espacios a la fantasía, a los nuevos estímulos y a los descubrimientos positivos.
Hay que partir del principio de que el cuerpo de la pareja es siempre, aunque hayan pasado muchos años de relación, un terreno por explorar, una mina que explotar. El amor, como la buena cocina, está hecho tanto de ingredientes básicos como de exquisitas salsas y de variados condimentos. Una pareja dotada de fantasía es como un cocinero con el arte y la técnica de elaborar un auténtico manjar. Trataremos, en todo momento, llevar la ‘imaginación al poder’, por lo menos, entre las sábanas.

Stanley Kubrick, New York, 1946

Stanley Kubrick, New York, 1946

There are people who like to try all imaginable positions and others who prefer only some even if it leads to monotony. When a couple enjoys sex, is not necessarily required to enjoy the ever changing ways and positions of the coupling, however, sticking to one technique can generate sexual boredom in one partner or both; and boredom, when it comes to love and sex, can lead to a true panic attack.
Some women have never tasted the pleasure of a new thing, a different touch or an unexpected word to fan the fire of sex. But men often complain of lack of imagination, that limited pleasure.
Therefore, is not about doing one thousand positions as if sex were a gymnastic exercise; we have to avoid only one way to make love, letting in fancy new spaces, new discoveries and positive stimuli.
We must start from the principle that the body is a land to explore, and a mine to exploit. Love, like good food, is made of basic ingredients as varied exquisite sauces and condiments. A gifted fantasy partner is as a cook with the art and technique of developing a true delicacy. Trying, at all times, to bring imagination to power’, at least, between the sheets.

¿El placer aumenta con la cantidad de orgasmos?

Hay parejas que, habitualmente, hacen el amor dos o tres veces seguidas buscando orgasmos múltiples y placeres cada vez más intensos.
El orgasmo es sinónimo de relajamiento, de un abandono total. En una relación armoniosa de pareja, el orgasmo tiene siempre una fuerte resonancia emocional; como la felicidad, por su intensidad, tiene todas las características del instante irrepetible y único, que apacigua totalmente.
¿Por qué, entonces, hay parejas que buscan orgasmos múltiples? La necesidad de buscar inmediatamente otro orgasmo está determinada por una excesiva concentración mental y fisiológica de la pareja en los orgasmos genitales, por una participación escasa de las otras zonas del cuerpo (que en la fase de excitación son zonas erógenas) y por el miedo recíproco de abandono emotivo.
En cambio, cuando existe una fuerte atracción sexual y una buena comunicación verbal respecto a los deseos de cada uno, hacer el amor se convierte en un juego rico de preliminares y atenciones que colocan a la pareja en la misma longitud de onda respecto a los tiempos del orgasmo.
Son nuestras inseguridades, nuestros sentimientos de inferioridad, lo que nos lleva a infravalorar nuestros placeres, a competir con nosotros mismos y con personajes de la literatura y de la fantasía que imaginamos en éxtasis eróticos irreales y locos, muy lejanos de la verdadera vida y del verdadero amor.

Simone Lipschitz

Simone Lipschitz

Some couples usually make love two or three times looking for multiple orgasms and increasingly intense pleasures.
Orgasm is synonymous with relaxation, a total abandonment. In a harmonious relationship, orgasms always have a strong emotional resonance; like happiness, its intensifies. This has all the unique features and moments that totally calms the body.
Why, then, are there couples seeking multiple orgasms? The need to find another orgasm immediately is thought to be determined by excessive mental and physiological concentration in the genital orgasms by poor participation of the other areas of the body and mutual fear of emotional abandonment.
But when there is a strong sexual attraction and good verbal communication on the desires of each other, making love becomes a rich set of preliminary and attention placed the couple on the same wavelength regarding time orgasm.
Do our insecurities, our feelings of inferiority lead us to underestimate our pleasures, to compare ourselves with  characters in literature and fantasy to imagine unreal and crazy, very distant erotic ecstasy of true life and true love.

Los hombres también deben ser seductores

 

Tradicionalmente el varón, en cuanto a seducción, se limita a ser el que elige, nunca el que es elegido y esto le lleva a comportarse con suprema indiferencia a la hora de, por ejemplo, desnudarse con un poco de elegancia y malicia. Un gran error porque, en realidad, debería de estar atento a mostrarse mejor que nunca.
Tomemos el ejemplo de un hombre que se desnuda empezando por los pantalones. Al quedarse en camisa o camiseta y calcetines (y a veces hasta con zapatos o sneakers), un hombre, aún el más atractivo, no puede dejar de ser más ridículo. Nada causa más gracia que un hombre excitado que trata de conquistar a su compañera desnudo pero con calcetines y zapatos.
Un hombre de veras fascinante y capaz de moverse con habilidad en ciertas situaciones, empezará a desvestirse siempre por arriba, dejando para lo último los pantalones. Se quitará esta prenda casi sin hacerse notar, cuando la mujer no esté en condiciones de ver y de juzgar la parte final del acto de desnudarse. Es una regla férrea que deben seguir todos aquellos que quieren ser conquistadores hasta el final.

Jude Law and Julia Roberts in the movie Closer

Jude Law and Julia Roberts in the movie Closer

When it comes to seduction males, traditionally, limited themselves to be the chooser, they are never chosen and this leads them to behave with supreme indifference when it comes, for instance, to take the clothes off with a little elegance and malice. A big mistake because, in reality, they should try to show themselves better than ever.
Take the example of a man that gets naked starting with the pants. By staying in shirt or socks (and sometimes even shoes or sneakers), a man (even the most attractive), looks ridiculous. There is nothing funnier than an excited man trying to conquer his woman wearing socks and shoes.
A fascinating man and skilled in certain situations, starts undressing always from the top, leaving pants for the last. This garment should be removed almost without being noticed, as the woman is not able to see and judge the final part of the act of undressing. It is an iron rule to be followed by all those who want to be conquerors.

Échale la culpa a los impulsos

 

Por Javiera Figueroa

“Y hablando de todo un poco… ¿Cómo han ido esas muescas del verano? ¿Mucha Summer Love Story? Yo confieso que, ahondando en mis reflexiones que resumen el estío, ando un poco decepcionada de los amigos casados que proponen sexo fortuito sin compromiso.
Intentando comprender esto encontré argumentos coherentes que explican que el impulso sexual masculino es muy apremiante e inquiriente. Por ello, también estoy en el mismo grado admirada de las amigas casadas que, con todo el amor y respeto, entienden el asunto como ‘es que lo llevan impreso en los genes, el imperativo del esparcimiento de su ADN por doquier, cuantas más mujeres consigan fecundar pues mejor que mejor. Es la ley natural a la que se doblegan con gusto’.
Jajaja ¡Si hasta tiene gracia el tema! Y ahí es donde hallo una buena razón para perdonarse en pareja. En algún lugar leí que “enfadarse con los hombres por tener este impulso natural es como enfadarse con las mujeres por tener la regla”.
El tema da para mucho, el hecho de que este impulso de esparcimiento masculino exista no lo justifica claro, igual que tampoco justificaría que una mujer bajo el síndrome premenstrual le arañara la cara sin piedad a su pareja (por muchas ganas que tuviera al entrar al baño y ver la tapa del retrete levantada).
Se trata más bien de conseguir que la ‘lucha entre sexos’ se convierta en aceptación y comprensión, y enterremos las hachas de guerra de una buena vez. Por eso también me gustaría que el masculino entendiera que la misma necesidad que para él es sexual, para nosotras es emocional e igual de apremiante e inquiriente. Quizás si quisieran entender esto en lugar de ignorarlo o ridiculizarlo, empezaría a haber más armonía y menos decepción. Quizás… quizás… quizás”.

Ruth Orkin Photo Archive

Ruth Orkin Photo Archive

No seas ingenua

Photo by Francisco Secci

Photo by Francisco Secci

Dos amigas están sentadas en una colina contemplando de noche el cielo estrellado. Pasa una estrella fugaz, una le dice a la otra que pida un deseo: “Quiero que mañana aparezca el hombre de mi vida, un hombre encantador, atractivo, divertido, alto, fuerte, pura pasión en el amor y a la vez lleno de ternura, inteligente, con sentido del humor, con mucho dinero pero desprendido y generoso, sensible, educado, atento, afectivo, sexy…” La amiga la interrumpe y exclama: “Oye guapa, te he dicho que pidas un deseo, no un milagro”.
Algunas mujeres ponen el listón muy alto, tan alto que nunca encuentran el mirlo blanco. Pero otras hacen algo más peligroso y es poner a su lado hombres con defectos muy marcados, a los que unen sus vidas, con los que hipotecan su existencia en la esperanza de lograr cambiarlos. “Yo pensé que podría cambiarlo” es algo que a veces oímos a mujeres maltratadas e infelices. Como si fuese fácil cambiar a un hombre celoso, desconfiado, violento, frío, duro o con reacciones explosivas. Esos son rasgos de carácter que conforman una personalidad.
La personalidad es como una figura de barro que sólo se puede esculpir mientras el barro está fresco y húmedo, cuando se seca ya no puede cambiarse la forma. Resulta muy difícil pasados los treinta años cambiar significativamente un rasgo de personalidad, por eso en mi pueblo se dice aquello de “el que nace cerdo se muere cochino”. Y la sabiduría china, mucho más poética, asegura que es más fácil cambiar el curso de un río que el carácter de un hombre.
La ingenuidad es a veces nefasta. No creo que convenga aceptar a alguien con la falsa esperanza de cambiarle. Lo asumes y lo aceptas o lo rechazas y lo dejas.

Del Libro “Siempre amanece”, de Benito Peral. (Ed. El Humo del Escritor)

¿Qué pasa cuando te enamoras?

Cuando alguien se enamora, de alguna manera le parece enloquecer: todo cambia, se vuelve inquieto, se tensa, el corazón late más deprisa de lo habitual y sus ritmos habituales se alteran. Es un hecho tan antiguo como el mundo, cuando se ama, cambia hasta la forma de ser y el carácter mejora o empeora según el mal o el buen desarrollo de la historia de amor que se está viviendo.
No se puede separar el amor del deseo y, en consecuencia, del impulso sexual pero ¿Qué es lo que sucede en la primera fase del amor? Tiempo atrás se tendía a sublimar el amor sobretodo, por la moralidad imperante. Hoy, por fortuna, muchos tabúes han caído en desuso y muchos misterios han sido desvelados.
Sin embargo, aún persisten algunos secretos que puede, no descubramos nunca del todo como por ejemplo ¿qué mecanismos hacen saltar el resorte del deseo? ¿Por qué nos enamoramos de una persona y no de otra? ¿Por qué se desea follar con éste y no con aquél?
El amor nunca puede razonarse ni es razonable. El amor es la más deliciosa y la mayor de las locuras y, por ello, el impulso sexual es tanto más fuerte cuanto más potente es el amor. Es verdad también que, cuanto más auténtico es el amor, tanto más imprudente se es a la hora de manifestar el deseo. Sin embargo, el resto de cordura que nos queda (cuando verdaderamente estamos enamorados) nos induce a controlar determinados impulsos, precisamente para no ser mal interpretados.
Podemos desear incluso a una persona por la que no sentimos estima o amor alguno, pero el amor, cuando llega, ennoblece y (a veces) contiene prudentemente al deseo por lo menos, durante la fase del enamoramiento. Por ello, el impulso sexual es regulado por una especie de prudencia que nos ayuda a comprender si tenemos (o no) que demostrar deseo.
Ni siquiera ser más (o menos) lanzada podrá amortiguar la suave y envolvente tensión que sentimos cuando el amor nace, crece y se hace tan importante que llega a oscurecer cualquier otro sentimiento o problema.
El objeto de nuestro amor podrá ser adecuado o equivocado, pero nadie es capaz de cambiarlo cuando comienza la fase de enamoramiento. Ningún razonamiento, ningún consejo (incluso si lo hemos pedido a familiares o amigos), nos evitará del sentimiento que cambiará nuestra vida.
Balzac, uno de los mejores novelistas decía que “el amor es un lujo” y es verdad porque estar enamorado suele cobrarse un costo no sólo en términos psíquicos, también físicos. El enamoramiento provoca un agradable estrés que es difícil dominar porque se tiene miedo a perder esa deliciosa mezcla de deseos y contradicciones, de imposibles y sobresaltos que componen los sentimientos amorosos. El filósofo Boecio, del siglo VI escribió “¿Quién puede poner leyes a los amantes? El amor es, en sí, la ley más grande”.

Photo by Francisco Secci

Photo by Francisco Secci

When someone falls in love somehow it seems that he or she is going crazy: Everything changes, becomes restless, it is tense, heart beats faster and the normal rhythms are altered. It is a fact as old as the world, when you love even your character changes and the mood improves or worsens depending on the development of the love story.
You can not separate love from desire and consequently from the sexual impulse but, what happens in the first stage of love? In the past, people tended to sublimate love above all because of the prevailing morality. Today, many taboos have fallen into disuse and many mysteries have been disclosed.
But there are still some secrets that we might not discover, for instance what mechanisms blow desire? Why we fall in love with one person and not another? Why do you want to fuck this person and not another one?
Love can never be reasoned nor reasonable. Love is the most delicious of the follies and therefore sex drive is strong as powerful love is. It is also true that the more authentic is love, the more reckless desire is manifested. However, the rest of sanity in our heads leads us to control certain impulses precisely to avoid being misunderstood.
We may want even a person we did not feel any esteem or love for, but love ennobles everything and (sometimes) contains the desire at least during the phase of falling in love. Therefore, the sexual impulse is regulated by a kind of prudence that helps us understand if we have (or not) to try.
No matter how you take falling in love, you can not avoid the enveloping tension we feel when love is born, grows and becomes so important that comes to obscure any other feeling or problem.
The object of our love may be right or wrong, but no one can change it when the infatuation phase begins. No reasoning, no advice (even if you have asked family or friends), prevent us from feeling what will change our lives.
Balzac, one of the best novelists said that “love is a luxury,” and it’s true that being in love charges us with a  psychic and physical cost. Falling in love causes a nice stress that it is difficult to master because we are afraid of losing that delicious mix of desires and contradictions, and surprises that comes with the loving feelings. Boethius, the philosopher, wrote Who can make laws for lovers? Love itself is the largest law.”

Nuevas estrategias para ligar

Encontrar pareja esporádica o estable requiere actualmente, un cortejo más sofisticado que el de antaño. Antes, con ir a una discoteca, tras un juego de miradas y unas pocas palabras, bastaban. Hoy en día, el contacto directo intimida y las palabras, mejor que sean dichas vía SMS.

Modern Love by Banksy

A la hora de ponerse en marcha, las cosas se complican: hay mucha timidez, ninguna gana de sufrir (en eso de que le rompan el corazón a uno no se acaba de estar nunca curtido), temor a la vergüenza del rechazo y el no disponer de tiempo libre ralentiza el proceso de búsqueda, no es de extrañar, que hayan surgido empresas especializadas en echar un cable a todos aquellos que quieren vivir en compañía. Muchas de ellas son webs que, como Cupidos informáticos y tras el poder/escudo de la tecnología crean unas redes sociales amatorias que ayudan a los solteros (o no) a buscar esa chispa romántica o simplemente, carnal.
Singlesmadrid.es es una de ellas. “En el año 2000, un grupo de amigos creó una asociación sin ánimo de lucro con el objetivo de promover actividades lúdicas para un grupo formado por personas solteras o sin pareja”, comenta Marga Llamas, coordinadora de la web. “Y en 2004 se constituyó como club de actividades de ocio y, en 2007, ya no sólo estamos en España, también incluimos Italia, gracias al trabajo de los dos socios principales: Pau Cerdà y Rafael Serra”.
En su programa hay diversas actividades en las que inscribirse “fiestas, cenas, salidas culturales o deportivas, viajes…”, puntualiza Marga donde los asistentes buscan pasar un buen rato “la mayoría de ellos quiere ampliar su círculo social pero si liga… ¡mejor que mejor!”. Los precios varían según las actividades “Desde clases de salsa a 7 €, o asistir a un cóctel por 14, pasando por una cena de 25”. Lo más oneroso son los viajes.
Entre sus actividades con mayor éxito están las cenas “Es donde se facilita más la comunicación ya que pasas sentado junto a otra persona más de dos horas y, aunque donde es mayor la confraternización es en los viajes o las escapadas de fin de semana porque se comparte mucho más tiempo y momentos”. Claro que la predisposición de los participantes al compromiso es todo un mundo “La gente single adora su independencia, algunos están deseando perderla y otros, no… ¡A no ser que merezca mucho la pena! Pero todos tienen miedo a la ruptura”.
Por lo pronto, vivir en una capital facilita las cosas “Aquí la gente es más abierta”, asegura Marga. Lo mismo opina David del Bass (Madrid, 1984), un experto en esto del ligoteo. “Madrid es una de las ciudades que más me gustan para ligar porque es muy cosmopolita y se juntan aquí hombres y mujeres de otras culturas y países y te permite conocer gente muy interesante. Es un lugar fantástico para practicar el juego de la seducción”. David comenzó en 2007 su formación en la práctica y estudio de la seducción y, hoy en día más de 400 alumnos han asistido a sus seminarios y tutorías. Es fundador del proyecto Seducción y superación cuyo objetivo es ayudar a otros hombres a mejorar su vida sentimental y sexual y a tener un mayor control en sus relaciones de pareja. Ha publicado el libro Secretos de un seductor y actualmente trabaja en una nueva corriente denominada Seducción Emocional, que pretende naturalizar la seducción y generar así un mayor grado de conexión entre hombres y mujeres.
Porque en lo que más problema hay es que no se sabe ligar “A mis talleres prácticos acuden principalmente hombres de todas las edades, principalmente entre 30 y 40 años que han salido de una relación o que no tienen la confianza suficiente para acercarse a una mujer que les atrae”, dice. “Muchos señores no saben conquistar a una mujer, no conocen la psicología femenina, cometen errores constantemente y si a eso le sumamos una baja autoestima, tenemos el campo de cultivo perfecto para que ese hombre aleje a las féminas de su vida”. Porque, en realidad, tener un rollo de una noche puede ser relativamente sencillo, argumenta este profesional de la seducción “Lo importante es aprender a acercarse, crear un vínculo común en la conversación y finalizar con un beso. Lo que realmente merece la pena es aprender a conquistar a esa mujer que tanto nos gusta y que podría ser la de nuestra vida”.

¿En qué consiste la fascinación?

Unos la identifican con la atracción erótica y otros, con la intelectual; los hay que piensan que es la elegancia suprema e, incluso, que es una misteriosa vibración de la mirada o del cuerpo. Puede que sea una mezcla de todo ello pero lo que más caracteriza a la fascinación es el misterio.
Todos los estudiosos de la seducción coinciden en afirmar que nuestra fascinación está estrechamente ligada a la curiosidad que suscitamos en la persona que queremos seducir y, en consecuencia, al amplio halo de misterio del que nos rodeamos.
Es un hecho que, cuanto más deseoso está el otro por descubrir en nuestros ojos, en nuestra piel, en nuestra mente y en nuestro corazón una infinidad de secretos, emociones y placeres, tanto más grande es la fascinación que ejercemos sobre él. Por eso, los profesionales de la seducción se cargan con todo tipo de armas misteriosas: desde la mirada hasta los silencios. Un gran teórico del arte de amar, el escritor francés Stendhal dijo en cierta ocasión “Hacerse desear. Hacer esperar el sí. Postergar el acuerdo. Dejar para mañana para duplicar la carga erótica”.

Photo by Francisco Secci

Photo by Francisco Secci

Some people identify fascination with erotic attraction and others with intellectual; there are those who think it is the supreme elegance and even that is a mysterious vibration of gaze or body. It may be a mix of all but the fascination´s main characteristic is mystery.
People who have studied seduction agree that our fascination is closely linked to the curiosity we elicit in the person to be seduced, consequently, the wide halo of mystery that surround us.
It is a fact that the more eager one person is to discover in our eyes, our skin, in our minds and in our hearts countless secrets, emotions and pleasures, the greater is the fascination we put on him. So professionals of seduction are loaded with all kinds of mysterious weapons from the look to the silences. French writer Stendhal, a great love art theorist, once said Become desired. Do expect the other. Delaying agreement. Leaving it for tomorrow to double the erotic charge. “

Un buen perfume vale más que mil caricias

La naturaleza es sabia, y muchas veces es conveniente seguir su ejemplo. Muchos animales emiten olores especiales antes de aparearse de este modo, reconocen en ese aroma el grado de excitación de la pareja elegida. El hombre y la mujer deberían recuperar ese ‘instinto animal’ y buscar esa fragancia que nos atraiga más.Los perfumes son poderosos afrodisíacos cuando se adivina el gusto de la pareja. Es más, muchas veces, una fragancia acertada vale más que muchas maniobras de seducción.En cada época, la mujer usó el perfume como arma de seducción, como signo de elegancia, pero, sobre todo, como señal de disponibilidad. Pero ¿qué ocurre con ellos? Pocos son los hombres que se perfuman ‘a diario’ porque prefieren su olor natural, incluso hay muchas mujeres a las que les gusta que su compañero no los use precisamente por esa razón. Pero está claro que en esto de perfumarse para seducir hay todo un arte.Otro rasgo importante de un buen perfume es su potente poder de evocación que contiene. Unas notas afrutadas o amaderadas pueden hacernos retroceder en el tiempo y hacernos recordar un buen encontronazo y esto, en la vida más íntima en la de los sentidos, tiene mucha importancia: devuelve sensaciones muy íntimas y placenteras, incluso lejanas, que da gusto revivir.

¿Cuáles son tus fragancias favoritas para seducir? ¿Y las que más te seducen?

Mother nature is wise, and we should follow its example. Many animals emit special scents before mating, they recognize in that scent the degree of excitation of the chosen partner. Man and woman should get that animal instinctand find that fragrance that attracts each other.
Perfumes are powerful aphrodisiacs when the partner´s preference is known. Moreover, many times, a successful fragrance is worth many maneuvers of seduction. In every age,  women wore perfume as a weapon of seduction, as a sign of elegance, but especially as a sign of availability. But what about men? Few men use perfume daily’ because they prefer their natural smell, even there are many women who do not like their partner´s using perfume,precisely for that reason. But it is clear that wearing a perfume is a seduction art.
Another important feature of a good perfume is its compelling evocative power. Woody or fruity notes can take us back in time and remind us a good night stand. In the most intimate life of the senses is really important: Perfume can bring back intimate and pleasurable feelings from old times, and it is always nice to remember them.

What are your favorite fragrances to seduce? And the ones that seduce you the most?

 

The “Loneliness” of being single

By Babs NYC

There’s no panted strides to ‘gotta get there by 5’.  In fact, there’s no watch to wear.  Calendars?  No need to know what month it is.  Walking outside into the snow wearing a light jacket you realize there’s no such thing as time, there’s just ‘is’.  ..You remember it’s winter, and stuff your hands in your chest pockets, happy to cuddle with yourself.  You can’t remember what you did last weekend, but you know exactly what you’ll be doing  this one ahead – “Wait a second, what’s wrong with what I’m doing right now?”  You remember where you’re going at the moment.   You forget the weekend ahead and assumingly conclude that the last one was fun
Being “single” is when you’re walking around not doing much of anything and your head has graduated past its endless monologues.  Endless meanings.  Meaningless endings.  You’ve learned that a mistake doesn’t always just ‘happen’ right then and there – mistakes can actually be several years long, so you keep walking and instead think of the Spiderman version of Mr.Potatohead.  And the Mr.Potatohead version of Spiderman
You’ve made no plans for after work, so instead of turning your phone on to do so, you leave it off.  Then you arrive home 5 hours later and your roommates greet you – the first people to identify you since 7:00 pm.  You talk to a friend on the phone that night, a friend at work the next day – about random stuff, not ‘how was your day?’ talk.  So no one knows of those 5 hours, and no one asks.  In those 5 hours you were untraceable, unfindable, fucking free.
Being “single” is when you stay on the local train just so you can have some more time to listen to your music or finish a chapter, or to daydream a little bit longer – because there’s no one waiting for you at home – but in my “lonely” mind I see it as there’s no one waiting on me.  Kiss my ass.  I did my time, my three years of waiting – and no one ever showed up so I’m sure as shit not gonna make somebody wait for me.  Waiting isn’t waiting anymore, it’s living in the present tense and that’s what being ‘single’ is, it’s being a part of the present tense; something I haven’t done in the last decade.  But you back that up the other way and the couples consider ‘waiting’ as in you’re waiting for a boyfriend.  Bitch, how in god’s name am I gonna listen to my Aaliyah & Metallica mix on the subway with a boyfriend attached to my ear?
And this “everyone dies alone” bullshit — well, duh.  What should I want, to bring 40 people down with me?  And no one has to remember my name.  For what?  To be remembered.  To be remembered why?  There are no heroes anymore – I’m the closest thing there is to one.  My license has me as an organ donor and I plan on giving birth to 5 boys that will one day rule the world (aka play in the NFL) so I’m happy at that.  Otherwise, the best way to “contribute to society” is to not be an asshole or a snot rag.  The world would be fixed if everyone cared enough to create the ability to see themselves from someone else’s shoes – but first you have to be capable of filling that person’s shoes fairly.  I’m not talking about a thought, I’m talking about 1 night’s falling asleep worth of thinking about being in another person’s shoes – and NOT what YOU would do if you were in their shoes, just what it’s like to be in their shoes.  And then how their shoes see yours.  But no one wants to think like this because everyone’s right.  Everyone’s always fucking right.
People who are not “lonely” have the ability to be sneaky, it becomes a motive.  They have a teammate and together they know what’s best for you.  If you’re single = you’re lonely, you’re immature, you’re incomplete, you’re missing out on something.  But I feel bad for people who think this way, my life is the third grade only I’m 26 and my own guardian.  And it sucks for those people who are single = constant sex and booze.  If I’m “lonely” and single and immature then more power to me.  Imagine always having to have?  As we get older it is very, very important to know that we can survive alone because your friends won’t always be so, your family is just 16 random people put together, and your parents will die.  If you can’t wake up on a Saturday morning, turn your phone OFF and just have your day, wherever it takes you, whoever you see or don’t, then you’re in big, big trouble.  You are single.

Photo by Francisco Secci

Photo by Francisco Secci

No existen las caminatas con la lengua fuera porque “hay que llegar a las 5 en punto”. De hecho, no hay porqué llevar reloj. ¿Calendarios? No hay necesidad de saber en qué mes se vive.  Mientras paseo por la nieve con una chaqueta ligera me doy cuenta de que el tiempo no existe, simplemente “ahí está”… De repente, recuerdo que es invierno y meto las manos en los bolsillos para acurrucarme conmigo misma, feliz. No puedo recordar qué hice el fin de semana pasado, pero sé perfectamente qué voy a hacer el próximo. “Espera un momento… ¿Qué pasa con lo que estoy haciendo en este instante?” Entonces recuerdo hacia dónde me dirijo. Olvido el próximo finde y concluyo que el pasado fue divertido.Estar “soltera” es cuando caminas sin rumbo sin nada que hacer y tu cabeza se ha graduado mas allá de sus interminables monólogos. Significados sin fin. Finales sin importancia. Aprendes que un “error” no ocurre sólo en un preciso momento. Los errores pueden durar años. Así que continúo  andando en vez de pensar en Mister Potato versión Spiderman. O en la versión Spiderman de Mister Potato.
No has hecho planes para después del trabajo y, en vez de encender tu teléfono para hacerlos, lo dejas apagado. Llegas a casa varias horas (unas cinco) más tarde y tus compañeros de piso te saludan, son las primeras personas en identificarte desde que saliste de casa a primera hora de la mañana. Esa noche, hablas con algún amigo por teléfono y, al día siguiente, con
otro del trabajo. Hablas de cosas triviales, nada de “¿como te va?”. Así que nadie sabe nada de esas cinco horas en las que has estado perdida, y nadie te pregunta. En esas horas eras imposible de rastrear, inencontrable, jodidamente libre.
Estar “soltera” es cuando te quedas más tiempo en el metro para escuchar tu música o terminar de leer un capítulo del libro que estás terminando, o soñar despierta un ratito más, porque no hay nadie esperándote en casa. Pero en mi mente solitaria, lo veo como si no hubiera nadie esperándome en general. Bésame el culo. Ya he cumplido condena, ya he esperado tres años y no ha aparecido nadie. Estoy segurísima de que no voy a conseguir que nadie me espere. Esperar ya no es esperar, es vivir en el presente y eso es lo que significa estar “soltera”, es ser parte del presente. Algo que no he hecho en una década. También se puede ver de otra manera, las parejas consideran que “esperar” es aguardar a tener novio. Zorra, ¿cómo crees que voy a poder escuchar mi playlist de Aaliyah y Metallica en el transporte público con un novio pegado a mi oreja?
Y,  ese montón de  mierda de “todos morimos solos”, uuuh, es obvio. ¿Qué tendría que querer? ¿Que mueran 40 conmigo? Y, además, nadie tiene porqué mentar mi nombre. ¿Para qué? Para ser recordada. Para ser recordada ¿por qué? No existen los héroes, soy lo mas parecido a uno. Soy donante de órganos y espero parir 5 hijos que algún día controlaran el mundo (léase que jugarán en la liga de fútbol), con esto ya estoy contenta. Otra manera de “contribuir a la sociedad” es no ser un gilipollas ni un plasta. El mundo iría mejor si desarrolláramos la capacidad de ponernos en la piel del otro. Pero primero tienes que ser capaz de saber llevar esa piel. No hablo de pensarlo un ratito, hablo de pasarte una noche entera pensando en cómo sería vivir como esa otra persona, y no sobre lo que TÚ harías si fueras esa persona. Simplemente pensar en cómo se sienten los demás. Y luego recapacita en cómo ellos te ven a ti. Nadie quiere hacer esto, porque todo el mundo tiene siempre la razón. Todo el mundo tiene siempre la puta razón.
La gente que no es “soltera” tiene el don de la astucia. Tiene un compañero y, juntos, saben lo que es lo mejor para ti. Ser soltera equivale a que eres solitaria, inmadura, incompleta, te falta algo. Me da pena los que piensan así. Mi vida es como los primeros años de escuela, pero tengo 26 años, y soy mi propia guardiana. La vida de los solteros es muy dura, equivale a emborracharse y follar constantemente. Si soy “solitaria”, soltera e inmadura mejor para mí, más poder. ¿Te imaginas que siempre tienes que tener? Cuando te haces mayor empiezas a entender que es muy muy importante saber vivir solo, porque tus amigos no siempre lo serán, tu familia son 16 personas escogidas al azar y tus padres morirán. Si no eres capaz de levantarte un sábado, apagar tu teléfono y disfrutar de tu día, donde quiera que te lleve, con quien quiera que te encuentres… Si no eres capaz de hacerlo tienes un gran, gran problema. Eres soltera.