Cuestión de tacto

Las caricias que tienen lugar durante la relación íntima son, quizás, lo que más influye en el aumento del deseo y, también, en las ganas de profundizar, aún más, de investigar el cuerpo que, en aquel momento, sólo se está acariciando con la yema de los dedos, con los labios, o con cualquier otras partes del cuerpo.
Una caricia que se hace en el momento preciso es quizás el capítulo más importante del conocimiento del sexo. Las zonas erógenas, es decir, aquellas zonas que producen placer, se van localizando a medida que una relación se va desarrollando y haciendo más íntima en el plano sexual.
Si no conocemos los puntos débiles del cuerpo de nuestra pareja tenemos pocas probabilidades de proporcionarle ese grado de placer que culmina en la cúspide amorosa.
En una de las obras de los sexólogos Masters & Johnson describen el caso de una paciente que se sentía mortificada por la falta de caricias por parte de su marido. Para ella, el coito tenía lugar ‘en frío’ y, por otro lado, no se atrevía a pedirle a su marido que la acariciara.
Los dos profesionales describen el caso y lo comentan de una forma clara: la mujer tenía que reclamar las caricias que el marido no le daba. En caso de respuesta negativa, debía suspender todo tipo de relación con su pareja, tan poco atenta. El remedio era, tal vez, más doloroso que el mal pero todos sabemos que a menudo abstenerse hace aumentar el deseo y desarrolla la fantasía.
En la relación íntima, las sensaciones táctiles tienen una importancia que no hay que desperdiciar.

 

Anne Hathaway and Jake Gyllenhaal en "Love and Other Drugs"

Anne Hathaway and Jake Gyllenhaal en “Love and Other Drugs”

Cuddles and gentle touches that occur during an intimate relationship are perhaps the most influential in increasing desire. They also deepen further the desire to investigate the body you are with.  Just stroking with your  fingertips, lips, or any other body parts.
A caress that is done at the right time is perhaps the most important chapter of sexual knowledge. Erogenous zones are discovered go as a relationship develops
.
If you do not have awareness of your partner´s erogenous weaknesses you have little chance of providing that level of pleasure that culminates in the loving cusp.
In one of the works of sexologists Masters and Johnson described the case of a patient who was mortified by the lack of caresses from her husband. For her, intercourse took place cold’ and on the other hand, did not dare to ask her husband to touch her.
The two professionals describe the case and discuss in a clear way: the woman had to claim the caresses that her husband did not give her. If not, should suspend all relations with your partner, so little attentive. The remedy was perhaps more painful than the complaint she had but we all know that refrain often increases the desire and fantasy unfolds.
In the intimate, tactile sensations have an importance which should not be missed.

El placer cuanto más variado mejor

Hay personas que gustan de probar todas las posturas imaginables y, otras, que prefieren sólo algunas aunque se roce la monotonía. Cuando se disfruta del sexo en pareja, no es necesariamente obligatorio gozar cambiando siempre las maneras y las posiciones del acoplamiento, sin embargo, atenerse a una única técnica sexual puede generar aburrimiento en un componente de la pareja o en ambos; y el tedio, cuando se habla de amor y de sexo, puede llevar a verdaderas crisis de angustia.
Hay mujeres que en toda su vida no han probado el placer de una cosa nueva, de una caricia distinta o de una palabra inesperada que avivara el fuego de la relación sexual. Pero también los hombres se lamentan a menudo de la falta de fantasía, que limita el placer y lo atenúa.
Por lo tanto, no hay que buscar mil y una posiciones como si se tratase de un ejercicio gimnástico; hay que evitar refugiarse en una manera de hacer el amor que satisfaga, pero que nos deje también nuevos espacios a la fantasía, a los nuevos estímulos y a los descubrimientos positivos.
Hay que partir del principio de que el cuerpo de la pareja es siempre, aunque hayan pasado muchos años de relación, un terreno por explorar, una mina que explotar. El amor, como la buena cocina, está hecho tanto de ingredientes básicos como de exquisitas salsas y de variados condimentos. Una pareja dotada de fantasía es como un cocinero con el arte y la técnica de elaborar un auténtico manjar. Trataremos, en todo momento, llevar la ‘imaginación al poder’, por lo menos, entre las sábanas.

Stanley Kubrick, New York, 1946

Stanley Kubrick, New York, 1946

There are people who like to try all imaginable positions and others who prefer only some even if it leads to monotony. When a couple enjoys sex, is not necessarily required to enjoy the ever changing ways and positions of the coupling, however, sticking to one technique can generate sexual boredom in one partner or both; and boredom, when it comes to love and sex, can lead to a true panic attack.
Some women have never tasted the pleasure of a new thing, a different touch or an unexpected word to fan the fire of sex. But men often complain of lack of imagination, that limited pleasure.
Therefore, is not about doing one thousand positions as if sex were a gymnastic exercise; we have to avoid only one way to make love, letting in fancy new spaces, new discoveries and positive stimuli.
We must start from the principle that the body is a land to explore, and a mine to exploit. Love, like good food, is made of basic ingredients as varied exquisite sauces and condiments. A gifted fantasy partner is as a cook with the art and technique of developing a true delicacy. Trying, at all times, to bring imagination to power’, at least, between the sheets.

¿El placer aumenta con la cantidad de orgasmos?

Hay parejas que, habitualmente, hacen el amor dos o tres veces seguidas buscando orgasmos múltiples y placeres cada vez más intensos.
El orgasmo es sinónimo de relajamiento, de un abandono total. En una relación armoniosa de pareja, el orgasmo tiene siempre una fuerte resonancia emocional; como la felicidad, por su intensidad, tiene todas las características del instante irrepetible y único, que apacigua totalmente.
¿Por qué, entonces, hay parejas que buscan orgasmos múltiples? La necesidad de buscar inmediatamente otro orgasmo está determinada por una excesiva concentración mental y fisiológica de la pareja en los orgasmos genitales, por una participación escasa de las otras zonas del cuerpo (que en la fase de excitación son zonas erógenas) y por el miedo recíproco de abandono emotivo.
En cambio, cuando existe una fuerte atracción sexual y una buena comunicación verbal respecto a los deseos de cada uno, hacer el amor se convierte en un juego rico de preliminares y atenciones que colocan a la pareja en la misma longitud de onda respecto a los tiempos del orgasmo.
Son nuestras inseguridades, nuestros sentimientos de inferioridad, lo que nos lleva a infravalorar nuestros placeres, a competir con nosotros mismos y con personajes de la literatura y de la fantasía que imaginamos en éxtasis eróticos irreales y locos, muy lejanos de la verdadera vida y del verdadero amor.

Simone Lipschitz

Simone Lipschitz

Some couples usually make love two or three times looking for multiple orgasms and increasingly intense pleasures.
Orgasm is synonymous with relaxation, a total abandonment. In a harmonious relationship, orgasms always have a strong emotional resonance; like happiness, its intensifies. This has all the unique features and moments that totally calms the body.
Why, then, are there couples seeking multiple orgasms? The need to find another orgasm immediately is thought to be determined by excessive mental and physiological concentration in the genital orgasms by poor participation of the other areas of the body and mutual fear of emotional abandonment.
But when there is a strong sexual attraction and good verbal communication on the desires of each other, making love becomes a rich set of preliminary and attention placed the couple on the same wavelength regarding time orgasm.
Do our insecurities, our feelings of inferiority lead us to underestimate our pleasures, to compare ourselves with  characters in literature and fantasy to imagine unreal and crazy, very distant erotic ecstasy of true life and true love.

Los hombres también deben ser seductores

 

Tradicionalmente el varón, en cuanto a seducción, se limita a ser el que elige, nunca el que es elegido y esto le lleva a comportarse con suprema indiferencia a la hora de, por ejemplo, desnudarse con un poco de elegancia y malicia. Un gran error porque, en realidad, debería de estar atento a mostrarse mejor que nunca.
Tomemos el ejemplo de un hombre que se desnuda empezando por los pantalones. Al quedarse en camisa o camiseta y calcetines (y a veces hasta con zapatos o sneakers), un hombre, aún el más atractivo, no puede dejar de ser más ridículo. Nada causa más gracia que un hombre excitado que trata de conquistar a su compañera desnudo pero con calcetines y zapatos.
Un hombre de veras fascinante y capaz de moverse con habilidad en ciertas situaciones, empezará a desvestirse siempre por arriba, dejando para lo último los pantalones. Se quitará esta prenda casi sin hacerse notar, cuando la mujer no esté en condiciones de ver y de juzgar la parte final del acto de desnudarse. Es una regla férrea que deben seguir todos aquellos que quieren ser conquistadores hasta el final.

Jude Law and Julia Roberts in the movie Closer

Jude Law and Julia Roberts in the movie Closer

When it comes to seduction males, traditionally, limited themselves to be the chooser, they are never chosen and this leads them to behave with supreme indifference when it comes, for instance, to take the clothes off with a little elegance and malice. A big mistake because, in reality, they should try to show themselves better than ever.
Take the example of a man that gets naked starting with the pants. By staying in shirt or socks (and sometimes even shoes or sneakers), a man (even the most attractive), looks ridiculous. There is nothing funnier than an excited man trying to conquer his woman wearing socks and shoes.
A fascinating man and skilled in certain situations, starts undressing always from the top, leaving pants for the last. This garment should be removed almost without being noticed, as the woman is not able to see and judge the final part of the act of undressing. It is an iron rule to be followed by all those who want to be conquerors.

¿Qué pasa cuando te enamoras?

Cuando alguien se enamora, de alguna manera le parece enloquecer: todo cambia, se vuelve inquieto, se tensa, el corazón late más deprisa de lo habitual y sus ritmos habituales se alteran. Es un hecho tan antiguo como el mundo, cuando se ama, cambia hasta la forma de ser y el carácter mejora o empeora según el mal o el buen desarrollo de la historia de amor que se está viviendo.
No se puede separar el amor del deseo y, en consecuencia, del impulso sexual pero ¿Qué es lo que sucede en la primera fase del amor? Tiempo atrás se tendía a sublimar el amor sobretodo, por la moralidad imperante. Hoy, por fortuna, muchos tabúes han caído en desuso y muchos misterios han sido desvelados.
Sin embargo, aún persisten algunos secretos que puede, no descubramos nunca del todo como por ejemplo ¿qué mecanismos hacen saltar el resorte del deseo? ¿Por qué nos enamoramos de una persona y no de otra? ¿Por qué se desea follar con éste y no con aquél?
El amor nunca puede razonarse ni es razonable. El amor es la más deliciosa y la mayor de las locuras y, por ello, el impulso sexual es tanto más fuerte cuanto más potente es el amor. Es verdad también que, cuanto más auténtico es el amor, tanto más imprudente se es a la hora de manifestar el deseo. Sin embargo, el resto de cordura que nos queda (cuando verdaderamente estamos enamorados) nos induce a controlar determinados impulsos, precisamente para no ser mal interpretados.
Podemos desear incluso a una persona por la que no sentimos estima o amor alguno, pero el amor, cuando llega, ennoblece y (a veces) contiene prudentemente al deseo por lo menos, durante la fase del enamoramiento. Por ello, el impulso sexual es regulado por una especie de prudencia que nos ayuda a comprender si tenemos (o no) que demostrar deseo.
Ni siquiera ser más (o menos) lanzada podrá amortiguar la suave y envolvente tensión que sentimos cuando el amor nace, crece y se hace tan importante que llega a oscurecer cualquier otro sentimiento o problema.
El objeto de nuestro amor podrá ser adecuado o equivocado, pero nadie es capaz de cambiarlo cuando comienza la fase de enamoramiento. Ningún razonamiento, ningún consejo (incluso si lo hemos pedido a familiares o amigos), nos evitará del sentimiento que cambiará nuestra vida.
Balzac, uno de los mejores novelistas decía que “el amor es un lujo” y es verdad porque estar enamorado suele cobrarse un costo no sólo en términos psíquicos, también físicos. El enamoramiento provoca un agradable estrés que es difícil dominar porque se tiene miedo a perder esa deliciosa mezcla de deseos y contradicciones, de imposibles y sobresaltos que componen los sentimientos amorosos. El filósofo Boecio, del siglo VI escribió “¿Quién puede poner leyes a los amantes? El amor es, en sí, la ley más grande”.

Photo by Francisco Secci

Photo by Francisco Secci

When someone falls in love somehow it seems that he or she is going crazy: Everything changes, becomes restless, it is tense, heart beats faster and the normal rhythms are altered. It is a fact as old as the world, when you love even your character changes and the mood improves or worsens depending on the development of the love story.
You can not separate love from desire and consequently from the sexual impulse but, what happens in the first stage of love? In the past, people tended to sublimate love above all because of the prevailing morality. Today, many taboos have fallen into disuse and many mysteries have been disclosed.
But there are still some secrets that we might not discover, for instance what mechanisms blow desire? Why we fall in love with one person and not another? Why do you want to fuck this person and not another one?
Love can never be reasoned nor reasonable. Love is the most delicious of the follies and therefore sex drive is strong as powerful love is. It is also true that the more authentic is love, the more reckless desire is manifested. However, the rest of sanity in our heads leads us to control certain impulses precisely to avoid being misunderstood.
We may want even a person we did not feel any esteem or love for, but love ennobles everything and (sometimes) contains the desire at least during the phase of falling in love. Therefore, the sexual impulse is regulated by a kind of prudence that helps us understand if we have (or not) to try.
No matter how you take falling in love, you can not avoid the enveloping tension we feel when love is born, grows and becomes so important that comes to obscure any other feeling or problem.
The object of our love may be right or wrong, but no one can change it when the infatuation phase begins. No reasoning, no advice (even if you have asked family or friends), prevent us from feeling what will change our lives.
Balzac, one of the best novelists said that “love is a luxury,” and it’s true that being in love charges us with a  psychic and physical cost. Falling in love causes a nice stress that it is difficult to master because we are afraid of losing that delicious mix of desires and contradictions, and surprises that comes with the loving feelings. Boethius, the philosopher, wrote Who can make laws for lovers? Love itself is the largest law.”

Un buen perfume vale más que mil caricias

La naturaleza es sabia, y muchas veces es conveniente seguir su ejemplo. Muchos animales emiten olores especiales antes de aparearse de este modo, reconocen en ese aroma el grado de excitación de la pareja elegida. El hombre y la mujer deberían recuperar ese ‘instinto animal’ y buscar esa fragancia que nos atraiga más.Los perfumes son poderosos afrodisíacos cuando se adivina el gusto de la pareja. Es más, muchas veces, una fragancia acertada vale más que muchas maniobras de seducción.En cada época, la mujer usó el perfume como arma de seducción, como signo de elegancia, pero, sobre todo, como señal de disponibilidad. Pero ¿qué ocurre con ellos? Pocos son los hombres que se perfuman ‘a diario’ porque prefieren su olor natural, incluso hay muchas mujeres a las que les gusta que su compañero no los use precisamente por esa razón. Pero está claro que en esto de perfumarse para seducir hay todo un arte.Otro rasgo importante de un buen perfume es su potente poder de evocación que contiene. Unas notas afrutadas o amaderadas pueden hacernos retroceder en el tiempo y hacernos recordar un buen encontronazo y esto, en la vida más íntima en la de los sentidos, tiene mucha importancia: devuelve sensaciones muy íntimas y placenteras, incluso lejanas, que da gusto revivir.

¿Cuáles son tus fragancias favoritas para seducir? ¿Y las que más te seducen?

Mother nature is wise, and we should follow its example. Many animals emit special scents before mating, they recognize in that scent the degree of excitation of the chosen partner. Man and woman should get that animal instinctand find that fragrance that attracts each other.
Perfumes are powerful aphrodisiacs when the partner´s preference is known. Moreover, many times, a successful fragrance is worth many maneuvers of seduction. In every age,  women wore perfume as a weapon of seduction, as a sign of elegance, but especially as a sign of availability. But what about men? Few men use perfume daily’ because they prefer their natural smell, even there are many women who do not like their partner´s using perfume,precisely for that reason. But it is clear that wearing a perfume is a seduction art.
Another important feature of a good perfume is its compelling evocative power. Woody or fruity notes can take us back in time and remind us a good night stand. In the most intimate life of the senses is really important: Perfume can bring back intimate and pleasurable feelings from old times, and it is always nice to remember them.

What are your favorite fragrances to seduce? And the ones that seduce you the most?