El sexo está en el plato

Comer mal significa no tener sexo. Por lo menos, en condiciones. El orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos del mundo, Ata Pouramini, acaba de publicar Tú eres tu medicina (Vivir Books), donde advierte de los efectos nocivos para la libido de una mala dieta, y descubre cuáles son los alimentos adecuados para mantener una vida sexual sana y completa.

Ata Pouramini ha querido compartir con The Banana Split Magazine algunos de sus consejos para que las hormonas que inciden en nuestra sexualidad estén siempre al cien por cien.

Tu_eres_tu_medicina¿Qué dieta debemos eliminar si queremos llevar una vida sexual sana?

Pues en el sexo, como en la vida, el equilibrio es la base del éxito: todo en su justa medida.

Lo primero de lo que tenemos que ser conscientes es de que nuestra alimentación debe proporcionarnos la energía necesaria para que podamos practicar sexo cuando nos apetezca siempre que esté a nuestro alcance. Son muchos los casos en los que haríamos en amor con nuestra pareja pero, literalmente, no podemos movernos después de un día de trabajo y de habernos alimentado mal. Hacen falta hidratos, pero no en exceso porque tendremos el efecto de hinchazón inmediata y adiós al sexo en la siesta y antes de dormir.

También eliminaremos los azúcares en abundancia porque, aparte de propiciar la obesidad, nada favorecedora del sexo, inhiben la testosterona. Otros alimentos de este tipo son la menta, los enlatados, y los que presentan un alto índice proteico, las carnes rojas. Además, según estudios recientes, el té verde produce una disminución de esta hormona.

La fibra, muy común y necesaria en la alimentación femenina, disminuye la producción de estrógenos, la hormona implicada en la reproducción sexual femenina por lo que hay que consumirlas equilibradamente.

Lo mismo con las calorías y las grasas, son necesarias, pero si nos excedemos, nuestra vida sexual se verá afectada.

La civilización occidental ha puesto de moda la alta cocina pero ¿esos platos tan estupendos, elaborados por genios de los fogones ¿están pensados para cuidar nuestra salud? ¿Nuestra vida sexual?

La alta cocina se suele distinguir por su exquisita selección de los alimentos y el cuidado del bienestar y la salud de los comensales. La mejor materia prima, con la elaboración y las técnicas que producen el mejor sabor, textura y aroma…No creo que la intención de los grandes chefs sea favorecer nuestra vida sexual, pero seguro que sus platos lo consiguen. Y, sobre todo, el ambiente sugerente que la rodea. La belleza, hasta en la cocina, conduce al sexo.

En su libro Tú eres tu medicina ofrece una serie de alimentos beneficiosos para el buen funcionamiento del organismo pero ¿es difícil romper con los hábitos ya establecidos?

Es difícil porque el cambio de rutinas alimenticias suele formar parte de un plan global de cambios en nuestra vida. Queremos modificar nuestro aspecto, estar más guapos, más ágiles. Y lo queremos ya. La ansiedad por lograr la meta hace que muchas veces abandonemos el camino. Pero merece la pena. La mejora física y emocional con una alimentación equilibrada nos ayuda a ser felices.

Ahora que se llevan tanto los alimentos orgánicos y dietas como la crucífera o la macrobiótica… ¿los recomienda para llevar una vida sexual sana? ¿Las dietas consideradas saludables son recomendables para llevar una vida sexual sana?

Si, siempre que sean de verdad saludables. Nada de dietas extremas, que dejan al organismo desprovisto de los elementos que necesita en su rutina diaria. Las grasas (las buenas) son necesarias para obtener la energía suficiente para practicar sexo.

¿Existen alimentos específicos para mujeres y hombres? ¿Cuáles recomienda para cada uno tener en la mesa cada día?

Los alimentos saludables lo son para ambos sexos. Lo que ocurre es que la mujer y el hombre a veces tienen intereses distintos. Por ejemplo, la musculación. En este caso, se deben ingerir alimentos ricos en testosterona, como el huevo.

Otro ejemplo, el cuidado de la piel que tienen siempre presentes las mujeres (ahora también masculino), recomiendo alimentos ricos en antioxidantes, como el limón, el pepino, las almendras, el chocolate y el kiwi.

¿Y cuáles desaconseja?

Siempre los alimentos precocinados, la bollería industrial, los aceites de segundo uso, el abuso de las carnes rojas, los azúcares sin control…También los cacahuetes, la leche entera y la leche de soja. Todos son elementos muy tratados y susceptibles de producir muchas alergias.

¿Muchos problemas sexuales se deben a una mala alimentación? ¿Cuáles son los másfrecuentes?

Casi siempre falta de vitaminas, minerales, desequilibrio en general.

¿Cuáles deben ser nuestras costumbres alimenticias antes y después de hacer el amor?

Comer frugalmente para estar vitales, no abusar de los alimentos que puedan producirnos gases, por cuestiones obvias, y no tomar alimentos que disminuyan nuestra libido, los mencionados anteriormente. El alcohol, que ayuda en los primeros momentos, puede arruinarnos el plan.

¿Las mujeres suelen cuidar más su alimentación que los hombres?

Creo que esta costumbre está cambiando, así como la preocupación del hombre por su cuidado integral. De todas formas, se sigue perdonando peor a una mujer estar gorda que a un hombre. La mujer, sí, se cuida más y bebe menos alcohol a ciertas edades.

A lo largo y ancho del planeta… ¿Existen gastronomías (por ejemplo la cocina asiática, la mediterránea…) más saludables a la hora de tener una vida sexual sana? ¿Cuál de ellas es quizás la más beneficiosa para una vida sexual sana?

Las dietas orientales son bastante equilibradas, por el consumo de pescado, pollo, verduras y carnes rojas. También tienen el marisco a su alcance, lo que les favorece. En este sentido, la dieta mediterránea nada tiene que envidarles.